cover domodigital

Las abuelas tenían razón. Atentamente las neurociencias.

Los conocimientos para la crianza de un bebé han pasado de generación en generación y la mayoría de las veces, la manera en cómo se han transmitido ha sido mediante las recomendaciones que hacen las abuelas a las mamás y los papás jóvenes.

Muchos de los consejos que las abuelas dan, provienen de su experiencia como madres, pero también de la serenidad y sabiduría con la que se relacionan con sus nietos. 

Hoy los estudios que se han llevado a cabo en el campo de las neurociencias, les dan la razón. Los niños y las niñas deben ser criados en un entorno amoroso para que puedan desarrollarse, aprender y ser felices.

 

Lo que las abuelas saben

Lo que las neurociencias aportan

Los bebés que son queridos crecen sanos y felices.

El bebé requiere de la presencia de cuidadores sensibles y cariñosos para completar su proceso biológico cerebral

Cuando los bebés lloran, siempre debemos acudir a atenderlos.

La arquitectura cerebral puede ser afectada de manera adversa cuando el bebé vive situaciones de estrés, negligencia o abandono

Los niños y las niñas absorben todo en los primeros años de vida.

La plasticidad cerebral está al máximo de su rendimiento durante las etapas más tempranas

A los bebés y a los niños pequeños debemos besarlos, abrazarlos y decirles cuánto los amamos.

Los vínculos de apego sano marcarán la calidad de sus relaciones sociales a lo largo de la niñez y la edad adulta

Los niños que son amados tendrán mejores herramientas para salir adelante de las dificultades que enfrentarán en la vida.

Las personas que superan mejor la adversidad tienen en común el haber crecido con algún adulto responsable y estable que los ayudó a desarrollar habilidades resilientes

Los bebés necesitan que les hablemos con cariño y los veamos a los ojos.

El cerebro del bebé y del adulto se sincroniza y se establece una resonancia de ondas benéficas para ambos

Es importante que reconozcamos y prestemos atención a las emociones de los niños pequeños

El cerebro afectivo se nutre con afecto y mediante la validación de los sentimientos

A los niños debemos enseñarles con amor y paciencia.

Un niño que se encuentra en situación de estrés no puede aprender. Cuando el sistema de estrés está activado, es muy difícil razonar

Jugar con los niños y las niñas es importante para ellos y divertido para todos.

 A través del juego los niños descubren el mundo y desarrollan su inteligencia

Los niños pequeños son curiosos por naturaleza.

En los primeros años de vida se crea el mayor número de conexiones neuronales, es por eso, que los niños requieren de múltiples oportunidades para explorar, para aprender y para desarrollarse

Para el dolor de pancita… un masajito.

Para tranquilizarlo…un masajito

Para una pequeña caída…un masajito

El masaje puede ayudar a regular a los niños en estado de ansiedad o estrés

Riquirrín, riquirrán los maderos de San Juan

Piden pan y no les dan

Piden queso y les dan un hueso que se les atora en el pescuezo,

Exponer a los bebés y a los niños al ritmo de los refranes, los poemas y la música, les permitirá predecir poco a poco la organización del tiempo y con ello hacerlos sentir que “todo está bien”

 

Mamá, papá:

Tú has asumido felizmente el compromiso de amar, criar y cuidar a tu bebé, y para ello, habrás de estar disponible física y emocionalmente para brindar un cuidado suficientemente bueno que le permita a tu niño(a) contar con una salud física, mental y emocional para que desarrolle su capacidad para aprender, para relacionarse y para sentirse seguro y feliz. 

Recuerda que en este proceso no estás solo(a) aprende de tu mamá, la abuelita de tu pequeño(a) tiene la experiencia y el amor incondicional que tu nena o nene necesita; científicamente comprobado. 

María del Carmen Campillo

Pedagoga, especialista en primera infancia.