cover domodigital

Se buscan niñas que estudien la naturaleza.

Si piensas en mujeres científicas seguro viene a tu mente Marie Curie, quien se apellidaba Sklodowska, el apellido Curie viene de su esposo Pierre Curie. Sin embargo, si piensas en hombres científicos, es muy probable que a tu mente vengan muchísimos nombres, desde Albert Einstein, Tycho Brahe hasta Charles Darwin. Esto tiene que ver con la brecha de género que existe en la ciencia, un problema que afecta a nivel mundial. 

El 11 de febrero se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, para hacer visible este problema y tomar cartas en el asunto. En México, en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) sólo el 36% de miembros son mujeres. Las carreras en las que hay más mujeres son las vinculadas con las ciencias biológicas y de la salud, sin embargo sigue siendo menor el número de mujeres que de hombres, por ello es necesario incentivarlas a estudiar en estas disciplinas. 

Una de las cosas que hace falta para motivar a las niñas a ser científicas son modelos a seguir y no es porque no los haya, sólo que no son tan conocidos; por ejemplo Helia Bravo fue la primera mujer mexicana titulada en biología y fue la fundadora del Jardín Botánico de la UNAM y de la Sociedad Mexicana de Cactología. 

Las ciencias biológicas, de la tierra y medioambientales son importantes para nuestro futuro, por ello es necesario que haya más mujeres estudiando estas carreras. 

¿Qué se puede hacer para fomentar que las mujeres estudien una ciencia biológica?  

El fomento a las ciencias biológicas se puede lograr desde que son pequeñas, la curiosidad es algo nato en el ser humano sin importar si son hombres o mujeres, así que aquí te dejo unos sencillos tips para que tu pequeña pueda llegar a ser una gran científica:

Fomentar la curiosidad: Deja que tu hija pregunte y ayúdale a encontrar las respuestas, seguramente muchas cosas no las podrás contestar, pero pueden investigar en conjunto. 

Dejar que exploren: No por ser niñas se les debe limitar a jugar, las niñas también sienten curiosidad por los insectos o por jugar con las plantas o en el lodo, es parte de encontrar respuestas de manera empírica. Si a tu hija le gustan los insectos, enséñale libros sobre ellos, tal vez en un futuro sea una bióloga reconocida. 

Buscar romper con estereotipos: Es muy común escuchar todo tipo prejuicios sobre las mujeres, como que son delicadas y por ello débiles, demuéstrale a tu hija que es más fuerte de lo que se espera, confía en ella y enséñale que las mujeres somos inteligentes y podemos hacer lo que nos propongamos. 

Muéstrale todo lo que puede hacer y explorar, tal vez cuando sea grande se convierta en ese modelo a seguir para futuras generaciones. 

Andrea Jerusha García

PAPALOTE MUSEO DEL NIÑO